Pizza Grana Padano con alabacín, limón y tomillo

Versión para imprimir
Pizza Grana Padano con alabacín, limón y tomillo

Detalles receta

. Dificultad: Medio . Dosis: 4 personas . Tiempo de preparación: 3h, 10' . Variedades: Pizza y focaccias
A todo el mundo le gusta la pizza. Está tan glorificada que es casi increíble que fuera originalmente una receta campesina. Es reconocida en todo el mundo como la "comida de las reuniones", la "comida del fin de semana", un verdadero ejemplo de lo que debería ser una cena social: ¡compartir!
Hoy en día se puede encontrar la pizza de un millón de maneras con cualquier topping que se desee, pero como todo buen italiano prefiero ceñirme a las versiones sencillas y centrarme en unos pocos ingredientes.

Consejo del chef: le recomiendo que acompañe esta pizza con un brut Prosecco DOC.

Ingredientes

Para la masa
2 tazas (250 g) de harina de pan
2 tazas (250 g) de harina 
6 cucharaditas (20 g) de sal
2,5 cucharaditas (10 g) de azúcar
1¼ taza (300 g) de agua
2 cucharaditas (6 g) de levadura fresca
1/2 taza (100 g) Grana Padano rallado
1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra

Para la salsa Grana Padano
1 taza (250 ml) de leche
1/8 de taza (25 g) de mantequilla
1/8 de taza (25 g) de harina 00
1/2 taza (120 g) de Grana Padano rallado
Pimienta negra al gusto

Para el topping
1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
1/4 de taza (30 g) de mozzarella fiordilatte en dados
2 calabacines verdes (zucchini)
1 limón
Sal y pimienta al gusto
1/4 de taza (30 g) Grana Padano rallado
1 manojo pequeño de tomillo

Elaboración

Para hacer la masa, amasar bien todos los ingredientes hasta que esté suave. Acuérdate de derretir primero la levadura en el agua caliente y luego añadir la sal y todo lo demás. Dividir la masa en 4 partes iguales, darles forma redonda y dejarlas fermentar en una zona cálida de tu cocina. Cúbrir con una toalla para que no se sequen.
Ahora preparar la salsa de Grana Padano. Derretir la mantequilla en una sartén y añadir la harina. Remover bien con una cuchara de madera y cocinar hasta que se dore. Ahora verter la leche y llevarla a ebullición, mezclando constantemente con un batidor para evitar los grumos de la harina. Una vez que la salsa haya espesado, retirar la sartén del fuego y añadir el Grana Padano rallado y un toque de pimienta negra al gusto. El sabroso queso también servirá de condimento. Dejar que se enfríe a un lado.

Ahora cortar los calabacines en rodajas finas y sazonar con sal y pimienta para eliminar el exceso de agua.
Espolvorear la superficie de trabajo con harina y empezar a trabajar las bolas de pizza con la mano para crear círculos grandes. Deben tener aproximadamente ½ cm de grosor. Esta parte puede ser complicada, ya que, si se trabaja demasiado, la delicada masa perderá todo el aire acumulado y se volverá rígida y elástica como antes de la fermentación. Presionar con el dedo mientras tiras suavemente de la masa desde el centro hacia los bordes y girar también el círculo a medida que avanzas. Parece complicado, pero en realidad no lo es, sólo se necesitan unas cuantas rondas de práctica para cogerle el truco, lo prometo.

Ahora cocinar las pizzas durante 3 minutos y sacarlas del horno. Rápidamente, añadir 2 cucharadas de salsa de Grana Padano a cada pizza y volver a ponerlas en el horno y cocinar a 200°C (400°F) durante 5 minutos más, hasta que la salsa de queso esté bien caramelizada.
De nuevo, sacar las pizzas, esparcir por encima las rodajas de calabacín y los dados de mozzarella, espolvorear con unas hojas de tomillo, rociar con aceite y cocinar durante 2 minutos más.
Retirar del horno, añadir un toque de ralladura de limón y terminar con virutas adicionales de queso Grana Padano.
Danilo Cortellini