Mejillones Rellenos
Cuando llegan a la mesa los mejillones rellenos, inmediatamente sacan grandes sonrisas, por lo tentadores y apetecibles que resultan. Los mejillones rellenos con pan rallado empapado en su líquido de cocción, perejil, albahaca, y mucho Grana Padano Riserva consiguen un sabor extraordinario.


 
Dosis
4/6 personas
Variedades
Sopas
Temporada
Primavera/Verano
Tipología
Pescado
Francesca D'Orazio
Ingredientes
500 g de mejillones frescos
200 g de pan casero
200 g de pan rallado
60 g de Grana Padano Riserva, rallado
1 pimiento rojo / verde
1 diente de ajo
1 cebolla fresca
8 g de perejil
5 g de albahaca
Puré de tomate 750 ml
Aceite de oliva virgen extra
sal
 
Elaboración
Colocar 4-6 rebanadas de pan, sazonadas con un poco de aceite, sal y pimienta, en una bandeja de horno y tostarlas durante 15 minutos en un horno precalentado a 160 ° C.
Después de haberlos limpiado bien, poner los mejillones en una sartén suficientemente grande a fuego alto, tapar con una tapa y esperar a que se abran (unos 5 minutos). Retirar los mejillones sujetándolos con su caparazón, filtrar el líquido con un paño de lino, reservar un vaso, remojar el pan en el resto.
Mientras tanto, picar perejil y albahaca. Exprimir el pan, recogerlo en un bol, agregar las hierbas aromáticas y el Grana Padano rallado. Agregar una pizca de sal y mezclar bien.
Rellenar cada mejillón con la mezcla de pan, cerrar la mitad y atarlos con un hilo de algodón de cocina.
Por separado, preparar la salsa: disponer 3 cucharadas de aceite con la cebolla cortada en 4 trozos, el ajo machacado, el pimiento cortado en rodajas y 1 vaso de agua de mejillones.
Calentar a fuego lento y cocinar por 10 minutos, luego agregar el puré de tomate, continuar cocinando hasta que se forme una salsa bien perfumada, pero no demasiado espesa.
Agregar los mejillones, tapar la sartén y cocinar por unos 10 minutos.
Adornar el plato, si está disponible, con espárragos de mar y servir con pan de molde tostado.