Genola Latte SpA

Matrícula: CN911
DOMICILIO SOCIAL:
Viale Matteotti, 17
18100 Imperia (IM)

SEDE DE PRODUCCIÓN:
Via Marconi, 74
12040 Genola (Cuneo-CN)
tel. y fax 0172 68161
info@genolalatte.191.it
Genola Latte SpA
Genola Latte fue fundada en 1970 por 4 miembros fundadores: el honorable ‘Cavalier’ Giacomo Alberti, D. Egidio Frascheri, el Ingeniero Bernard y el Sr. Sicurtà.

La empresa no había sido creada para producir queso, sino que el objetivo principal era constituir un centro de recogida para las dos empresas Alberti y Frascheri, que operaban y operan aún hoy en el mercado de la leche alimenticia en Liguria, en la denominada “Costa de las flores”, Riviera dei Fiori.

Quien nos cuenta la historia de Genola Latte es Gaspare Ramella, que lleva trabajando aquí desde hace más de treinta años y ha vivido en primera persona los cambios no solo empresariales, sino también en la producción del Grana Padano.

En la década de los 80, la leche llegaba de muchas granjas pequeñas.

"El 2 de junio de 1984 retiré unas 25 toneladas de leche de 237 productores, hoy retiramos 70 toneladas de leche de 15 productores".

Antaño, en esta zona prevalecía la raza vacuna piamontesa, un animal no particularmente adecuado para la producción de leche, por lo que para recolectar lo necesario había que ir a muchas granjas pequeñas, pero no todas las estaciones eran iguales: en invierno la leche escaseaba, y en cambio en primavera, cuando las vacas pastaban, era necesario gestionar las cantidades excedentes.

Por esta razón, surgió la idea de entrar a formar parte del ‘Consorzio Tutela Grana Padano’ y comenzar la producción.

La quesería comenzó con 3 calderas que realizaban dos elaboraciones al día, una por la mañana con la leche recogida en bidones la tarde anterior, y otra a primera hora de la tarde con la leche recogida por la mañana. La fase de afloramiento tenía lugar en cubetas.

"Satisfechos con este cambio, en los años 90 introdujimos 5 calderas más y realizamos una sala climatizada para contener la leche durante el proceso de afloramiento".

Gaspare recuerda bien el paso del uso de leche caliente, recogida en bidones, a la introducción del camión refrigerado. Nos cuenta que, al principio, muchos sostenían que utilizar leche fría habría acarreado graves daños a la producción de queso, pero se vieron desmentidos de inmediato, ya que la producción continuaba con mejores resultados porque la leche tenía una calidad más elevada.

En los años 2000, la quesería fue revolucionada de nuevo: a la sala de elaboración llegaron otras 12 calderas para un total de 20, se implementaron tanques de afloración de silos y muchas operaciones se computarizaron, permitiendo combinar tradición e innovación, para una superior calidad del producto y del trabajo.

"Todo esto fue posible gracias a las amplias miras del Cavalier Giacomo Alberti, si hoy yo estoy aquí es gracias a él que tuvo tal visión de futuro".

Compartir facebook share twitter share pinterest share
Siglacom - Internet Partner