Industria Casearia Colla Paolo Srl

Matrícula: PC528
Via Castello, 63
29010 - S. Imento di Rottofreno (Piacenza-PC)
tel. 0523 781120 – fax 0523 781115
colla.paolo@tin.it
Industria Casearia Colla Paolo Srl
En la plaza de Sant'Imento di Rottofreno, en la provincia de Piacenza, entre los ríos Po, Trebbia y Tidone, no hay una estatua o monumento a los caídos, sino un tractor, que da testimonio de la fuerte tradición agrícola.

Continuando más allá de la plaza, vemos un castillo a la izquierda, sí, un verdadero castillo, dentro del cual se encuentra la quesería“Colla Paolo”.

Nos recibe Filippo, la nueva generación de la familia Colla.

Nos cuenta que en realidad el Castillo no siempre perteneció a la familia, sino que fue comprado por su bisabuelo tras una quiebra.

Detrás del castillo está la quesería que produjo Grana Padano hasta 2005, ahora caída en desuso. Desde el exterior se puede ver el lugar donde en otros tiempos llegaba el camión de leche para descargar los bidones y luego dentro, en la parte alta de la estructura, la zona donde estaban colocados los tanques para el afloramiento y justo debajo, los orificios donde estaban colocadas las calderas.

La leche descendía hacia el fondo dejando encima la nata con la que se hacía la mantequilla y para dar testimonio de esta producción encontramos aquí una mantequera muy grande.

La zona de salmuera, por su parte, se encontraba en el sótano. Cuando llegaba el momento de introducir las ruedas en salmuera, se cargaban a hombros... y estamos hablando de una rueda que pesa al menos 40 kg, ¡húmeda!

Claramente, una rueda entraba en la salmuera solo si otra salía y de nuevo se cargaba a hombros y se llevaba a la planta superior, donde estaba el almacén de maduración.

Con los años, la tecnología permitió introducir un montacargas y aligerar un poco el trabajo.

Ahora se une a nosotros Roberto Colla, quien presenta de inmediato la figura de Paolo, el padre y fundador de esta empresa, que vivió en primera persona todos los sacrificios de una quesería sin las nuevas tecnologías.

Nos cuenta que en 2006 se tomó la decisión de construir una nueva quesería, adyacente a la anterior, con todas las nuevas tecnologías: cisternas para el afloramiento, calderas nuevas y más grandes, áreas de salmuera por inmersión y... ¿el almacén de maduración? No, ese no.

Para llegar a él, Roberto toma su bicicleta y nos lleva a un patio cercano donde se ponen a madurar todas las ruedas de Grana Padano y aquí descubrimos otra pasión de Roberto: un lugar mágico donde hay bicicletas de todo tipo, herramientas antiguas relacionadas con la producción de queso, balanzas, fotos... todo hábilmente restaurado.

Cada objeto, grande o pequeño, oculta una historia que Roberto solo nos menciona porque el tiempo se acaba y tenemos que despedirnos ¡¡¡con la promesa de regresar a visitarlo lo antes posible!!!
Compartir facebook share twitter share pinterest share
Siglacom - Internet Partner